MICROINJERTOS EN CEJAS

Facebooktwitter

microinjerto de cejas

Los términos de implante capilar o microinjerto suelen estar asociados a la idea de repoblar cabello exclusivamente en la zona de la cabeza, pero las nuevas técnicas, con mayor índice de precisión en la obtención e inserción de las unidades foliculares, permiten injertar cabello, cada vez más, en un mayor número de áreas corporales. Así, la barba, las cejas o las zonas en las que ha desparecido el vello corporal como consecuencia de depilaciones excesivas, quemaduras o cicatrices son algunas de las situaciones en las que gracias a dichos avances, se abre un extenso abanico de soluciones.

La tipología de las cejas, al igual que la moda, cambia según los cánones de belleza de la sociedad. Actualmente, las cejas naturales, incluso algo despeinadas, gruesas y tupidas son un referente de belleza,  constante en todos los desfiles y un deseo para casi todas las mujeres, sobre todo para aquellas quienes han abusado de la depilación excesiva, puesto que no sólo actúan como un marco de nuestros ojos, sino que además resaltan nuestra belleza y potencian la mirada.

¿En qué consiste la técnica del microinjerto en las cejas?

En trasplantar pelo de una parte donante del cuerpo a las cejas. Es decir, se escogen las unidades foliculares más apropiadas en cuanto a calibre, textura o coloración para que sean lo más similares posibles al pelo existente en la ceja. Un ejemplo sería vello procedente de las axilas, nuca o de detrás de las orejas.

Se trata de un procedimiento ambulatorio, muy poco invasivo y con un periodo de recuperación corto, ya que se realiza bajo anestesia local. Consta de dos etapas: 1. La extracción de las unidades foliculares, con instrumentos de muy bajo calibre y alta precisión. Posteriormente,  se extraen cuidadosamente con unas pinzas muy finas. 2. En la segunda parte se realiza la implantación de las unidades foliculares según el diseño pactado con el paciente y teniendo siempre en cuenta la obtención de un resultado natural. No es necesario el vendaje en las zonas donantes o receptoras y, en cuanto a la intervención, dura alrededor de dos horas, según el  número de unidades foliculares a trasplantar.

¿Cómo es el postoperatorio?

Tras esta intervención, se puede realizar una vida totalmente normal desde el primer momento, puesto que únicamente suelen aparecer pequeñas costras. El área injertada no deberá manipularse en unos días para evitar la pérdida de las unidades implantadas. En cuanto a la zona donante, debido al escaso calibre la incisión, presenta una recuperación muy rápida. El pelo que se trasplanta mantiene su información genética de crecimiento, que es diferente en cada zona del cuerpo. Esto conlleva que normalmente el cabello trasplantado suele presentar una fase anágena o de crecimiento mucho más prolongada que la de los pelos de la ceja, por lo que ese cabello, se deberá recortar periódicamente para mantener una longitud razonable.

pide información

Nisa Social

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto