DERMATITIS SEBORREICA Y ALOPECIA

Facebooktwitter

dermatitis seborreica

La dermatitis seborreica es una enfermedad cutánea muy común (afecta a entre el 2 y el 5% de la población) no contagiosa y con un componente hereditario familiar marcado. Se considera crónica pero suele cursar a modo de brotes, muy relacionados con factores desencadenantes tales como el estrés, cambios de tiempo o disfunciones orgánicas. Se manifiesta como áreas de inflamación y descamación en zonas de piel donde habitualmente existen muchas glándulas sebáceas encargadas de producir la grasa de la piel: cuero cabelludo, a ambos lados de la nariz, en las cejas, detrás de las orejas y en el área central del tórax y pliegues del cuerpo.

Es más frecuente en hombres que en mujeres, sobretodo en la pubertad y la franja de edad de  entre los 30-50 años. Se distingue una forma propia de los lactantes llamada “costra láctea” que suele desaparecer espontáneamente al año de vida.

¿Cuáles son los síntomas de la dermatitis seborreica a nivel capilar?

Los síntomas más frecuentes son: descamación (en forma de caspa o escamas grasientas), prurito (picor), eritema (rojez a nivel del cuero cabelludo), seborrea (piel grasa) o inflamación (acompañada de disconfort). En casos más extremos podemos llegar a encontrar zonas de alopecia en las áreas donde las escamas se adhieren en capas al cuerpo del cabello al que rodean produciendo lo que se conoce como falsa tiña amiantácea.

Entonces, ¿la dermatitis seborreica produce una alopecia verdadera?

No. Los síntomas de esta entidad son muy variables entre pacientes y no conducen a un daño directo de la matriz del bulbo piloso, desde donde nacerán los nuevos cabellos. Sin embargo, la presencia de una dermatitis seborreica no tratada y controlada puede conducir a agravar una caída de pelo ya preexistente, debido a que el cuero cabelludo no presenta el equilibrio hidro-lipídico necesario para que el ciclo vital del mismo se desarrolle correctamente.

Puesto que el tratamiento varía en función de la intensidad y frecuencia de los brotes y dado el carácter recidivante y crónico de la dermatitis seborreica, es aconsejable la valoración por un especialista en tricología para planificar un correcto esquema terapéutico.

Consejos generales para el cuidado de la dermatitis seborreica a nivel capilar

  • Emplear champús y productos capilares específicos, alternando con un champú de uso frecuente para evitar desecar en exceso el cuero cabelludo.
  • Realizar una higiene adecuada del cuero cabelludo. Es posible que, debido al exceso de seborrea que conlleva esta patología, los pacientes afectados de la misma requieran un lavado más frecuente del cabello.
  • Evitar agresiones del aire, frío o sol intensos.
  • Restringir los tratamientos intensos o agresivos a los períodos más molestos puesto que no se debe prolongar su uso para evitar efectos adversos.

 

pide información

Nisa Social

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto