ALOPECIA CICATRICIAL: QUÉ ES Y CÓMO ACTUAR

Facebooktwitter

Alopecia cicatricial

La alopecia cicatricial es un término que engloba a un conjunto de patologías que se caracterizan por producir un daño irreversible del folículo piloso, el cual es sustituido por fibrosis, atrofia dérmica y pérdida parcial o total de las glándulas sebáceas. Sea cual sea la causa de la alopecia, encontramos una pérdida de los orificios de salida foliculares asociada o no a signos inflamatorios a nivel del cuero cabelludo.

Por suerte, esta alopecia no es muy frecuente, ya que afecta a un número muy reducido de personas, teniendo una incidencia similar en ambos sexos, y siendo más común que se desarrolle en los adultos.

Podemos clasificarla en:

  • Primaria, si el proceso se ha originado en el propio folículo piloso, y a su vez es congénita cuando se produce por alteraciones en el desarrollo del folículo piloso, o por alteraciones que son hereditarias; y adquirida, como es el caso de ciertas dermatosis de origen autoinmune o de causa desconocida que pueden cursar la alopecia cicatricial, como el liquen plano pilar. Dentro de este subtipo, conviene destacar el aumento de la incidencia de un tipo de alopecia adquirida conocida como alopecia frontal fibrosante, que afecta predominantemente a mujeres, con un patrón clínico característico de recesión y pérdida de cabello a nivel de la línea de implantación del cuero cabelludo, asociada en ocasiones a eritema e hiperqueratosis a nivel de la salida folicular.
  • Este tipo de alopecia es el resultado de una patología no folicular de inicio pero que en su evolución afecta y destruye secundariamente el folículo piloso. Puede aparecer en el curso de una infección, un proceso tumoral o secundariamente a procesos físicos como radioterapia o quemaduras.

Es fundamental el diagnóstico precoz de estos tipos de alopecia puesto que cualquier nuevo brote presente en el cuero cabelludo puede dejar un área de cabello despoblada de forma persistente, por lo que debe solicitar ayuda especializada y seguir controles periódicos durante la evolución del proceso. En la consulta, su médico especialista se encargará de solicitar los exámenes complementarios necesarios para valorar el curso de su alopecia, requiriendo en ocasiones biopsias del cuero cabelludo para realizar un diagnóstico etiológico preciso.

Es muy importante iniciar un tratamiento precoz, para evitar así su progresión, ya que se trata de una patología irreversible. En todo caso, se establecerán las medidas necesarias para controlar la enfermedad, requiriendo, en ocasiones, de la combinación de tratamientos orales, tópicos o intralesionales (infiltraciones terapéuticas o mesoterapia). En determinados casos y siempre que el proceso de la alopecia ya no esté activo, pueden ser útiles los trasplantes capilares.

 

pide información

Nisa Social

Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Política de cookies Acepto